#VuelvoAMadrid

Publicado en

28072012845.jpgNo voy a desvelar nada nuevo de Madrid que no se conozca, pero si pudiese retrocedería en el tiempo unos años. Más que hablar de Madrid, lanzo una reflexión de esta ciudad que encauza un río de vida y de futuro por sus principales avenidas y calles de su centro histórico donde el tiempo se detiene ante la atenta mirada de su patrimonio arquitéctonico, escribiendo en el presente nuestra propia historia.

Mi itinerario habitual comienza desde la avenida de Europa de Pozuelo, siendo este el que hacía unos días nuestra selección nacional de fútbol para celebrar el triunfo de la Eurocopa. Accedemos al centro por la A-6, zona de las universidades y del distrito de Moncloa, entrando en Princesa, Plaza de España y Gran Vía, llegando a Callao. Para llegar a Sol atravesamos la calle Preciados llena de diversidad de personajes entre ellos indigentes, top manta, bohemios y artistas anónimos. En la plaza de reloj más conocido de España o sea Sol, es raro no ver andamiajes por algun lugar de ella, como el edificio del "Tío Pepe", huérfano de nuestro "Sol de Andalucía".

Estamos en verano, un día de Julio, pero podría haber sido otra fecha bien distinta como Navidad y hacer la ruta de belenes comenzando con el de la Comunidad de Madrid en el antiguo edificio de Correos. Madrid nunca está sola, me vienen recuerdos de los años '80 cuando era niño y mi padre me llevaba los sábados por la mañana al centro, descubriendo en cada detalle una perspectiva muy diferente, una filosofía de ciudad totalmente volcada con el turismo. Ahora vuelvo a recordar aquello que mi retina retuvo y sólo mirando al cielo me doy cuenta del paso de los años; por aquel entonces vivíamos en Antonio López, muy cerca del Vicente Calderón, frente al hotel Praga.

La modernización llegó a la ciudad con obras faraónicas como el soterramiento de la M-30 bajo el parque y el río Manzanares. Hoy en día existe un proyecto similar para peatonalizar desde el intercambiador de Moncloa hasta O´Donnell, aunque habrá que esperar un tiempo para ello.

Volviendo de nuevo a la Gran Vía sobresale en la actualidad con la situación que atravesamos las largas filas de gente en las taquillas de los teatros y eventos, como también lo son en los míticos locales de pinchos y cañas como aquí se le llama al tapeo.

Si un atractivo y reclamo turístico tiene Madrid es la cultura con mayúsculas con sus palacios, museos, exposiciones, espacios verdes, vida social y demás patrimonio artístico. Se cumplen 20 años de su capitalidad europea de la cultura. La música es muy importante dentro de este área desde lo más clásico en el Teatro Real incluyendo sus ciclos de ópera como el Pop-Rock con sus bandas, algunas de ellas salidas de salas de fiestas, garitos y locales de ensayo. Aquí tienen todos cabida, propios y extraños con maleta, siempre con moderación en las noches madrileñas.

Antes yo seguía a Madrid, ahora es ella la que me observa cuando regreso.

@EstebanRdM

Comentar este post