#30Días

Publicado en

Macarena-306-copia-1.jpg

Sólo un mes para que las gentes peregrinen y nos des tu mano de salvación, para sentir la Esperanza que en tí empieza y nunca muere si te tenemos junto a nuestras vidas.

La luz que irradias en las noches de vela, Sevilla se resume en tu sombra basilical de alfombra y nardo. En tus mejillas quinceañeras que deslizan la gracia del dolor por la injusticia, cada día más.

Encontramos el aliento a seguir, la calma ante la embriaguez, la paz ante el conflicto, revisamos valores olvidados, miramos al de al lado en la penumbra de la noche cerrada. Las lágrimas hablan por si solas cuando irrumpe una saeta inesperada en medio del silencio donde no habrá aplausos ni vitores macarenos. No estamos en Campana o calle Parras, estamos a puerta cerrada, velando por tu sueño despierto toda la noche, hasta el alba.

Lo de esta noche traspasa el alma, los silencios hablan, quedamos enmudecidos con la sola presencia de la Esperanza de Sevilla que ha bajado por unas horas para anunciarnos lo que está por llegar a nuestras vidas.

Diciembre nos trae a una semana del nacimiento del Rey de Reyes la Expectación de la Madre que siempre espera el regreso de macarenos y no macarenos, el beso de un año guardado, donde depositamos toda la fuerza de la Fe.

Espinas amargas que se convierten en suaves rosas, ese es el misterio de los tramos en la madrugá de Diciembre, la confesión y el examen interno lo sacamos cual insignia de madrugada de viernes santo. Nos quitamos el antifaz para renovar la fidelidad jurada en nuestras reglas pero con la intimidad del anonimato en la fría oscuridad.

Ella nos traerá nuevos amaceres imperecederos para el hombre en ilusiones y realidades en las que poco creemos sin verlas. Su camino no es otro que el de la insistencia en los planes salvíficos del Padre.

Un mes, sólo queda eso para que crucemos el arco, y desde él contemplemos la Gloria de Sevilla bajada del Cielo.

@EstebanRdM

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post