LA MAR REFUGIO DE MENTES AVENTURERAS

Publicado en

f3241e0e2f751c5ae99b12d01113e841Existen innumerables adjetivos que definirían la mente de un buen marino, pero sin duda alguna la que mejor lo hace es aventurero, ese ansia por descubrir nuevos horizontes cada mañana, ese afán por dar las buenas noches a la luna en cada ocaso, la templanza a la hora de capear un temporal, las ganas de emprender nuevas aventuras, cada día dejar por la popa millas cargadas de un pasado gratificante e inolvidable.

La Mar es ese lugar donde un navegante topa su hogar, lugar donde converge consigo mismo de una vez por todas. Cuando necesita evadirse de esta sociedad totalmente desquiciada, ¿qué mejor lugar para cavilar que La Mar?, compañera de singladura, de buenos y malos momentos, testigo de alegrías y penas, juez y parte de numerosos actos; sin duda, una buena y a su vez rauda compañera de viaje.

No obstante, ¿qué decir del viento?, reciedumbre de nuestro aparejo, loable gesta que sin cargo potencia nuestra nave.

Refinada danza con las olas por yunta, que de modo receloso curiosean inseparables las estrellas, que son lazarillo del Patrón durante las largas y renegridas noches en vela.

Infinitas mentes predecesoras deambulan por una ingente Mar que hogaño tienen por morada.

Afanosas evocaciones de las mentes aventureras de los presentes guardianes de la Mar, que obstinados se aferran a una inextinguible vocación.

 

Miguel Martínez Nieto

@MiguelMNieto

 

27/05/2013

Comentar este post