#EnLasDistanciasCortas

Publicado en

28072012847.jpg
El tiempo avanza a una velocidad imparable y con él Internet, y las llamadas "Nuevas Tecnologías". Todos o en gran parte hacemos uso de ellas, son imprescindibles como estar conectado a una mascarilla de oxígeno, ahorrándonos tiempo a la hora de gestionar cualquier procedimiento y abaratando parte del coste económico en otras comunicaciones.

Pero no todo es perfecto en mi humilde modo de ver en este sencillo y ala vez complejo servicio. Asociaciones de toda índole, organismos oficiales, empresas y particulares utilizan foros, chats, redes sociales, blogs y páginas webs para promocionarse, captar seguidores, clientes; contactar principalmente con el hombre para desarrollar planes estratégicos con sus correspondientes fines o beneficios. Hasta aquí todo perfecto dentro del marco de la legalidad vigente.

Cuando existe una lejanía física del arraigo familiar, del entorno laboral o afectivo, Internet es una herramienta más que perfecta, valiosísima, sirviendo de cordón umbilical y contacto permanente. Comunicándonos por esta vía estamos dejando a un lado la interlocución de forma personal supliendo encuentros, ratos de tertulia y de ocio con nuestra gente por esta dichosa maquinita y derivados como la telefonía movil. Estamos perdiendo algo muy sustancial como es escuchar a los demás y dejarnos oir, dejamos de convivir en la realidad creando un submundo dentro de nuestros círculos amistosos, vecinos de un mismo barrio, hasta llegar romper el diálogo en el hogar familiar.

Una de las grandes plagas del presente siglo es la soledad del ser humano. Nos comunicamos interactuando como robots, acomodados horas y horas sin reloj (reconozco, yo el primero al estar "exiliado" laboralmente de mi ciudad y hogar) e incapaces de compartir el tiempo fuera de la virtualidad. Primero suprimimos la carta manuscrita por los correos electrónicos pasando al sms mal redactado y de ahí a los toques ¿Qué será lo próximo? ¿Comunicarnos con gestos, con miradas? Llegará el momento que nuestro lenguaje será tan mísero y pobre que desaparecerá.

Ir a hacer un trámite a pie tenía en algunos casos su lado positivo, dando lugar al diálogo y al encuentro. La comunicación directa de tú a tú es imprescindible en nuestros días, estamos cayendo en la esclavitud de la pantalla, del teclado y del silencio. Tenemos miles de "amigos" y seguidores en las RRSS pero al poner el pie en la calle solemos estar solos.

Este invento es maravilloso, no lo dudo y anteriormente lo refería, pero el tiempo es la clave de nuestras vidas, pasa y no vuelve más. Perdemos la gran oportunidad de complementar esta herramienta creada por el hombre a la vida real, pero debiendo pasar a un segundo lugar, siempre lejos de las distancias cortas.

@EstebanRdM

Comentar este post