#ChicotáToreraEnSevilla

Publicado en

23092012135.jpg

¿Quién dijo que el cuarto Domingo de Septiembre no habría "Glorias" en las calles de Sevilla?

Con una Maestranza hasta la bandera, un gran cartel para dos primeras figuras del toreo como son Alejandro Talavante y José María Manzanares. Una tarde que prometió no decepcionar al respetable.

El ambiente dentro y fuera de la plaza nos remontaba a las tardes de la Feria de Abril. Periodistas, críticos taurinos, aficionados, seguidores incondicionales de los maestros y gente venida de los más diversos lugares de la geografía española. Era el preludio en la sengunda tarde de otoño que no olvidaremos.

Ambos recibieron a sus primeros astados a portagayola. Talavante consiguió cortar una oreja, sonando para Él el pasodoble "Dávila Miura" de Abel Moreno con el fragmento de la Marcha "Macarena" del mismo autor. Manzanares cortó tres orejas, siendo herido sin reportar gravedad alguna en el primer toro de la tarde su banderillero Luis Blazquez. Abrió la Puerta del Príncipe por tercera vez en Sevilla, la última fué en la pasada Feria de Abril, haciéndose con el triunfo en una tarde de máxima expectación.

A eso de las nueve de la noche llegó el momento, y el cielo sevillano se iba tiñendo de purísima y oro, como emblema taurino de ciudad muy mariana. Desde el ruedo maestrante chicotá tras chicotá el Maestro recorría a hombros en estación de gloria un itinerario de manera inédita e histórica, nunca se había visto ni vivido nada igual. Salió por la Puerta del Príncipe al paseo Colón, cortando el tráfico de los carriles derechos de tan transitada vía, entró por Reyes Católicos para pasar por la Magdalena y llegar a un conocido hotel céntrico, muy taurino de la ciudad. El júbilo de la afición a la Fiesta Nacional traspasó los límites, todos tocamos el cielo de la mano del Maestro Manzanares, muy emocionados, escribiendo una nueva página en el toreo. ¡Qué grandeza!

Llegados a este punto afirmamos que hubo un cortejo de gloria nada frecuente, sin ciriales ni banda, sin incienso; pero con mucho sentimiento y tronío, ovaciones, vítores a los gritos de: "Manzanares eres de Sevilla" en pleno centro. El Maestro agradeció en todo momento las muestras de afecto y este gesto a todos los que nos acercábamos para estrechar nuestra mano mientras era llevado en volandas hasta el hotel. Eran curiosas las miradas de asombro de los turistas y viandantes a los que sorprendió el paso de torero por estas calles del casco histórico.

Estas son las cosas del éxito, el fruto recogido del trabajo imperecedero. Estas son las cosas de Sevilla y la manera de celebrar, bajando un trocito de cielo para unirlo con la esencia pura del toreo en su máximo exponente.

Finalizo agradeciendo a mi buen amigo y novillero @MiguelFalcon1 su compañia, su filosofía y sapiencia del arte taurino en una tarde-noche de luces sin sombras, siempre en nuestra querida ciudad Sevilla.

 

@EstebanRdM

Comentar este post